Amor Sobre el Talento y la Sabiduría

Amor Sobre el Talento y la Sabiduría

olympics-medal-wallpapers

“Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy. Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado[a], pero no tengo amor, de nada me aprovecha. El amor es paciente, es bondadoso[b]; el amor no tiene envidia[c]; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre[d], todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía[e], se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará.Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 pero cuando venga lo perfecto, lo incompleto se acabará. 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño. 12 Porque ahora vemos por un espejo, veladamente[f], pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido. 13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”

–  1 Corintios 13 (LBLA) 

El apóstol Pablo escribió a la iglesia de Corinto, Grecia para atender unos asuntos bastante delicados en cuestión de la conducta y manera en que estaban viviendo los santos de la iglesia. Entre estos asuntos estaba reinando el libertinaje, la soberbia, las divisiones, entre otros asuntos. Pero quiero hablar sobre los asuntos de los servicios, dones y talentos y los problemas que tenían sobre estos.

Hoy en día no ha sido nada diferente en cuanto a nuestras motivaciones al ejercer nuestro servicio. La mayoría de las veces, como creyentes se nos olvida nuestra mayor razón por ejercer nuestras  labores, ya sean dentro o fuera del templo.

Nos hemos dejado llevar por el pensamiento humanista y antropocéntrico donde todo gira a nuestro alrededor. Donde el amor propio es lo primero y se queda todo ahí, olvidando el mayor mandamiento que viene de Dios y lo que es El. Esto es, el amor.

la falta de amor se ve cuando el maestro novato entra a trabajar a la escuela, tiene grandes planes y metas para los estudiantes y la comunidad a su alrededor, pero de repente llega el maestro que lleva tiempo, con soberbia y con miedo a que lo opaquen, empiezan con comentarios desmotivadores al nuevo maestro y después son de tropiezo y ni siquiera ayudan proveyendo de su sabiduría o experiencia por su soberbia y por estar en un trabajo que escogió a última hora de su carrera universitaria.

Lo vemos en la iglesia cuando nos llenamos de tanta sabiduría y conocimiento teológico, y cuando vemos un hermano en la fe que no tiene el mismo conocimiento o difiere de ciertos puntos en los cuales son secundarios al Evangelio, y actuamos con arrogancia, prepotencia y por mi experiencia, llegan al punto en que te cuestionan tu fe por eso, en vez de actuar con amor, mansedumbre y humildad para que reflejen nuestro conocimiento y sea de bendición en vez de condenación y ser de tropiezo.

Lo vemos en el área laboral cuando pisoteamos o hacemos lo que sea, sin importar lo que le pueda pasar al prójimo para tener una mejor posición y buena paga. Porque nuestro talento nos sube los humos y olvidamos que nuestro compromiso de humildad y amor.

Lo vemos en el deporte, cuando a favor de uno, le deseamos mal al otro porque está en un buen “ranking”. En vez de dignamente entrenar duro, meter mano porque amamos hacer lo que hacemos y para que los más jóvenes y novatos te vean como ejemplo y sigan hacia adelante.

Esto son un sin número de ejemplo donde el amor hacia los demás falla y dejamos que lo negativo florezca en el pecho de uno. Pero la Palabra de Dios es clara en este asunto ( 1 Co. 13:1-3). Pero la pregunta es, ¿Cómo la sabiduría y el talento  que Dios nos dio van a la par con el amor?

I. Dios es amor, y El es quien da el talento y la sabiduría (1 Co. 12:3-8):

Uno de los frutos del Espíritu es el amor. Los dones y talento son una manera de expresar y cultivar el mismo. No de pisotear o vanagloriarse por tenerlos.  Aprovechemos la oportunidad de servir con lo que hacemos y sabemos para expresar nuestro amor a Dios y a nuestra gente alrededor. El amor no es jactancioso y no busca lo suyo ( 1Co. 13:4-5).

II. El talento y la sabiduría es una expresión de amor y santidad:

En vez de crear contiendas, vanas discusiones, la gloria propia, el orgullo y el egocentrismo, busquemos expresar cuánto amamos a Dios y a los demás por medio de nuestros talentos y servicio. Acordémonos de que Jesucristo vino con un carácter lleno de servidumbre, humildad y amor, la santidad se trata de imitar su carácter.

III. La sabiduría y el talento son algo temporero, pero el amor es eterno (v.8):

Habrá un momento en nuestra vida en que no podremos ejercer nuestra labor, ya sea por razones físicas o mentales, o porque simplemente ya no estaremos, pero si lo que va a permanecer es el amor, que al cultivarlo, no desaparece y se queda en los corazones de aquellos en quienes le servimos y en los que pensamos al hacer nuestra labor.

Nosotros tenemos un sin número de oportunidades para ofrecer nuestro servicio, se cual sea. podemos adquirir toda la sabiduría de este mundo. Podemos ser el mejor en nuestro campo. Pero si lo único que eso hace es llenarnos de orgullo, soberbia, porque hacemos y sabemos más que los demás solamente. Pues somos unos talentos desperdiciados. la pregunta es, ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Cuál es la motivación que tengo al utilizar los dones que se me dieron por gracia?

Los Disturbios Emocionales no son Relajo

Los Disturbios Emocionales no son Relajo

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

-Filipenses 4:6-7

Mucha gente hoy en día tiene muchas razones por la cual experimentan estrés. Desde las tareas y obligaciones del hogar, responsabilidades laborales exigentes y las deudas y cartas que llegan a cada rato al buzón exigiendo que paguemos lo que debemos.

Podemos añadir la crisis económica del país y la realidad de una junta fiscal que probablemente cierre agencias y muchos se queden sin trabajo. En fin, todas estas cosas están causando estrés en la comunidad, incluyendo a maestros. Este estrés, al no ser controlado o aliviado termina en una ansiedad y depresión clínica que nos lleva a tomar decisiones graves y sin sentido.

Los niños hoy en día también experimentan estrés. Hay muchos factores alrededor de ellos que no entienden y los asusta o los entristece. Ver a un padre que no tiene con que darle de comer porque no tiene dinero, eso el niño lo ve y le entristece. Adolescentes que han vivido sin una figura paternal o que han pasado por las repercusiones del divorcio y ver que durante el proceso son usados como botiquines de guerra causa eventualmente que el joven o el niño se depriman y ni siquiera uno lo ve venir. Y cuando no nos damos cuenta, podría llegar a suicidarse.

Los Disturbios Emocionales son también enfermedades que muchos niños y adolescentes sufren. Son muchas las causas de estas, incluso puede ser una enfermedad mental que ya el individuo tiene.

A diferentes factores que pueden provocar ansiedad, depresión u otro trastorno emocional a los alumnos:

  • Clases o materias que no domine
  • Acoso escolar  (el famoso “Bullying”)
  • Exámenes
  • Asignaciones especiales o proyectos
  • Maestros Autoritarios
  • Problemas sociales o familiares

Entre otras situaciones que irriten al estudiante.

IDEA define “Disturbios Emocionales” como una condición que exhibe una o más de las siguientes características a través de un período de tiempo prolongado y hasta un grado marcado que afecta adversamente el rendimiento académico del niño.

  • Inhabilidad de aprender que no puede explicarse por factores intelectuales, sensoriales o de la salud.
  • Inhabilidad de formar o mantener relaciones interpersonales satisfactorias con sus pares y maestros.
  • Conducta o sentimientos inapropiados bajo circunstancias normales.
  • Un humor  general de tristeza o depresión
  • Una tendencia a desarrollar síntomas físicos o temores asociados con problemas personales o escolares.

Esta definición Federal incluye a los niños con esquizofrenia. Los niños que se han identificado como socialmente mal ajustados (con excepción de los niños con trastornos emocionales) son excluidos de esta categoría.

Tipos de Trastornos o Disturbios Emocionales (según MedlinePlus.com)

  • Trastorno de Ansiedad Generalizada: Trastorno crónico común caracterizado por ansiedad de larga duración y que no se centra en algún objeto o situación particular.
  • Depresión: Trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más.
  • Esquizofrenia: Es una enfermedad cerebral grave. Las personas que la padecen pueden escuchar voces que no están allí. Ellos pueden pensar que otras personas quieren hacerles daño. A veces no tiene sentido cuando hablan. Este trastorno hace que sea difícil para ellos mantener un trabajo o cuidar de sí mismos. Es el más severo ya que la persona pierde contacto con su realidad.
  • Obsesivo Compulsivo: Las personas con TOC, tienen pensamientos repetidos y angustiantes denominados obsesiones. Algunos ejemplos de obsesiones son el miedo a los gérmenes o el miedo a lastimarse. Entre las compulsiones se incluye lavarse las manos, contar, revisar una y otra vez las cosas o limpiar. Esos ritos y pensamientos interfieren en sus vidas diarias.
  • Desorden de Oposición Desafiante: La persona tiende a ser agresivo y no tolera ni respeta sus autoridades o superiores.
  • Desorden Bipolar: Es una afección mental en la cual una persona tiene cambios marcados o extremos en el estado de ánimo. Los períodos de sentirse triste o deprimido pueden alternar con períodos de sentirse muy feliz y activo o malhumorado e irritable.

Características (Varían según el trastorno del estudiante)

  • Falta de atención o impulsividad
  • Aislamiento
  • Tendencias a hacer daño a otros o a si mismo
  • Llorar en ocasiones inapropiadas o reacción agresiva ante los cambios
  • Dificultades al aprender o problemas con su aprovechamiento académico

Estrategias

  • Ambiente relajado: asegúrate de que la temperatura del aula sea agradable y de que los alumnos estén cómodos. En algunos casos, piensa si la colocación de los estudiantes en semicírculo puede crear un ambiente más familiar. Considera el uso de la música así como ejercicios y comentarios que susciten la comicidad fácil.
  • Claridad: secuencia adecuadamente las tareas, sé conciso en las indicaciones y en la explicación de los objetivos.
  • Técnicas de relajación: dedica unos momentos a ejercicios de respiración controlada y de relajación muscular
  • Flexibilidad: ya que cada alumno tiene su propio estilo de aprendizaje, debes integrar diferentes enfoques didácticos.
  • Adecuación: Trata de que el nivel de las tareas que se le vaya a dar al estudiante sean según el nivel de su aprendizaje.
  • Disminuir la importancia de los errores: estimula a los alumnos para utilizar la lengua aun con una actuación imperfecta. Hacer ver los errores como una etapa necesaria y natural en el proceso de aprendizaje.

Actividades de Destrezas Motoras Finas

  • Libros o actividades de colorear: Le permite al estudiante distraer su mente mientras colorea imágenes de su preferencia.
  • Manualidades: Es una manera en ocupar la mente del estudiante lo mejor posible por medio de actividades manipulativas y creativas.

Actividades Físicas, Deportivas y Recreativas

  • Actividades Recreativas y Terapéuticas: Esto incluye el ejercicio físico y el entrenamiento del mismo para poder descargar los niveles de estrés. Ayuda a que los químicos del cerebro que tienen que ver con nuestras emociones y ánimos se regulen.

*Estas actividades pueden dares a cabo según la selección que haga el estudiante. Hay actividades que le pueden generar más estrés que disminuirlo. Deben ser actividades recreativas a su gusto.

Ayudas Profesionales

  • Ayuda Psicofarmacológica: Son aplicadas por un psiquiatra. Son medicamentos que ayudan a regular la condición. Estos medicamentos TIENEN que ser dados y recetados por el psiquiatra. No son medicamentos “over the counter”.
  • Psicoterapia: Consultas con un Psicólogo profesional, aunque es recomendable tener a uno de confianza y que conozca al niño en todo. Desde su desempeño académico, hasta su relaciones sociales y familiares.

Para concluir, los padres también tienen una gran responsabilidad en la condición de su hijo, y no solo el maestro y el profesional a cargo del individuo. Maestros y padres, tenemos que tener en cuenta que estos trastornos no son “changuerías” del estudiante, sino que son condiciones que hay que atender.

De un sentido espiritual, si, como había dicho antes, es una condición al igual que otra, pero al ver que nuestros ánimos o emociones se ven en problemas sentimos que Dios nos está abandonando o algo por el estilo, y no es así. Vemos muchos personajes en la biblia los cuales pasaron por grandes depresiones a causa de lo que pasaba a su alrededor, pero Dios no los abandonó. Todos nos hemos sentido deprimidos o ansiosos por algo pero Dios ha prometido que estará con nosotros siempre y ha puesto recursos y profesionales en su soberanía para que podamos salir adelante y vencer. La clave de esto, es buscar ayuda, morar en Él y orar por esa paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:6-7).

 

Hermano… ¡Disfrutase las Olimpiadas!


“¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.”
‭‭- 1 Corintios‬ ‭9:24-27‬ ‭RVR1960‬‬

Como ya sabemos, los Juegos Olímpicos Rio 2016 ya comenzaron. Cada atleta va con el orgullo de representar a su nación en sus respectivas disciplinas deportivas. Además, por lo que he visto en las redes de los atletas, comparten entre sí sin importar de donde vengan. 

Es un evento donde se habla solo un idioma, este es deporte o juego. El sueño de todo atleta dedicado es llegar a ese evento tan grande y competir. Y es de cada cuatro años. Dejando saber eso, es un evento único y que no es fácil clasificar. Es un privilegio. 

Pero, ¿como los cristianos debemos ver las olimpiadas?  

A principios de este artículo, vemos el pasaje donde el apóstol Pablo menciona los juegos que eran de suma importancia para la cultura griega, los deportes olímpicos. Era parte de la cultura y en especial en Corinto. 

La carta a los Corintios es una carta de amonestación, por ende, Pablo usa al atleta de ejemplo para mostrar como se debe vivir la vida cristiana ya que ellos tenia problemas con la misma. 

Un atleta se desliga de muchas cosas. Podemos mencionar algunas, como la vida social y familiar, vicios, fiestas hasta tarde en la noche, entre otras. Todo esto para poder estar en la mejor condición y desempeño en cada competencia que va. 

Pablo menciona las disciplinas como pista y campo, lucha y boxeo (los primeros deportes olímpicos). ¿Qué podemos aprender de ellos en si? 

Determinación (v.24)

Cuando se compite, todo atleta va con un solo objetivo, llegar a lo más alto del podio. Tener esa presea dorada colgándole en el cuello como muestra de todos los contrincantes que tuvo que enfrentar para obtenerlas. 

Hay que correr más fuerte para vencer el tiempo de los demás en la pista. El boxeador tiene tirar y conectar todos los puños posibles y evitar que te den o lucir mejor que el otro. El luchador tiene que ganarle a todos los de su pareo, y muchas veces es un pareo difícil (mi coach y yo le decimos a ese pareo “el bracket de la muerte”) para poder treparse al podio. 

Esto nos enseña a nosotros los cristianos a tener esa misma determinación de luchar por Cristo en nuestra vida en contra de nuestros contrincantes (el mundo, el pecado, Satanás y las tribulaciones). Teniendo en cuenta que nuestro galardón será mejor que todo premio terrenal al vencer estas. 

Abstinencia y Testimonio (v.25-27)

Todo atleta se abstiene a lo que dije anteriormente. Pero son tentados en ocaciones, y eso trae repercusiones si caen. Pueden tener un desempeño pobre y vergonzoso. Algo que los puede llevar a que sean criticados o que los oponentes los dominen. 

El luchador y el boxeador, tienen que cumplir con una dieta rígida para poder competir en la categoría que le toque. A veces nos cuesta no comer lo que nos gusta y comer lo mas limpio posible. Aveces hasta nos deshidratamos para llegar al peso corriendo con sudaderos, “hoodies” y fajas durante 30-45 minutos. Mas luchar o pelear por un buen tiempo. Castigamos nuestro cuerpo para poder llegar a la meta, competir y ganar. 

Así mismo nos exhorta la Palabra, que nos abstengamos de ciertos hábitos que no nos hacen bien en nuestro peregrinaje y que si no los dejamos, podemos manchar nuestro testimonio, el de la iglesia o ser de tropiezo a un nuevo creyente. 

Para concluir, yo, como atleta y cristiano, les exhorto a ustedes mis hermanos y amigos, que vean las olimpiadas, se las disfruten y vean el esfuerzo que cada atleta hace al competir. Tengan en cuenta sus victorias y sus derrotas, y aprendamos de ellas. 

Siente a los pequeños a verlas, para que creen interés por algún deporte en el cual quieran practicar y enséñeles a glorificar a Dios con el mismo.  

También, apoyen a los atletas que representan la nación de la cual usted es (¡Equipo PUR en mi caso!). 

Es más, tomen un día de estas olimpiadas, y reúnanse como hermanos en la fe en una casa o en el mismo templo, véanlas y disfrútenlas juntos. Y de esa manera nos gozamos de nuestro compañerismo en Cristo. También, oren por la vida de esos atletas y sus naciones. 

Instruye al Pupilo

El trabajo del coach, maestro o lider en la vida de un niño. 


“Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”
‭‭- Proverbios‬ ‭22:6‬ ‭RVR1960‬‬

Durante este tiempo que llevo fuera de la competencia, se me ha dado la oportunidad de asistir al nuevo entrenador de lucha en el entrenamiento de los cachorritos nuevos que han llegado. El entrenador de ellos me dio la oportunidad de ser el coach de estos chicos en uno de los eventos que ha tomado importancia en la Isla, Los Juegos Nacionales Escolares de Puerto Rico. 

Sinceramente es una oportunidad que aveces se me hace incómoda y a la misma vez gratificante. Incómoda porque todavía siento el corazón de atleta y seguir luchando, pero hasta ahora no lo hago porque no tengo mi entrenador en si. Pero cuando veo que estoy impartiendo lo que se a estos pequeñines se me viene este proverbio a la mente.

Este pasaje es un consejo para toda persona que tiene un niño o estudiante que lo mira y lo tiene de ejemplo. Dios te da la oportunidad de instruirlo en Su consejo y nos da la responsabilidad de guiarlos por el camino correcto.

En mi caso, hoy voy a estar en la esquina de los chicos. Mi entrenador me dijo: “Son muchas las experiencias que me hicieron entrenador”. Y se que Dios supo a quien poner en mi esquina al ponerlo a él. Gracias a él (aun cuando comencé a mis 18 y lo considero tarde) tuve todo el éxito que he tenido hasta ahora en la lucha y supe lo que es trabajar hasta cuando uno no tiene fuerzas para obtener el galardón. 

Pero hoy no se trata de mi. Hoy se trata de los cachorritos que tengo hoy que van a luchar. Mi llamado como maestro es enseñarles a esos chicos de que hay un Dios bueno, soberano y amoroso que está con ellos sin importar los resultados, y que perseveren y sigan trabajando duro para que tengan un futuro. Sobre todo, que por medio de mi testimonio y enseñanza, conozcan de Cristo y que vivan para él. 

De eso se trata el proverbio. Instruir al niño en el camino del Señor para que no se aparte de él. Y por medio de la lucha, es bien posible enseñar a como ser individuos de fe y que luchen junto al Señor toda situación que venga. Y que sobre todo, la GLORIA SEA PARA El SEÑOR. 

5 Beneficios de la Lucha Olímpica

5 Beneficios de la Lucha Olímpica

5 Beneficios que trae la Lucha Olímpica

La lucha olímpica es un deporte de contacto donde una persona trata de ganar el dominio sobre otra sin usar golpes (puños o patadas) o llaves con propósito de dislocar o romper algún hueso o articulación.

Hay muchos beneficios que trae la misma, pero hay ciertas características que me gustaría resaltar:

Es una actividad universal:

  • Me explico, es una actividad involuntaria entre los seres humanos. En algún momento en la vida hemos jugado de mano o forcejeado con nuestros primos, amigos o hermanos durante nuestra niñez y también durante la juventud en la escuela.

También no queda descartar que las culturas tienen diferentes tipos de luchas o artes marciales.

 

Es el deporte más antiguo de la historia, junto con el atletismo:

  • Desde el principio de la historia, muchas civilizaciones han tenido que sobrevivir. Una de las maneras de hacerlo era combatiendo o corriendo. Vemos como nuestros antepasados han tenido que combatir con animales u otras sociedades para poder sobrevivir.

Ahora, al decir esto, hoy en día vemos el auge que ha tenido como deporte y podemos sacarle provecho al mismo. Estos son algunos beneficios:

  1. Es un deporte que no discrimina:
  • La lucha es para TODOS. No importa la estatura, edad, sexo o peso de la persona, cualquiera está cualificado para practicar lucha; a diferencia de otros deportes, que muchos son discriminados o echados a un lado porque es muy pesado, lento, muy pequeño o muy alto para participar de algún otro deporte. Hay categorías para todas las edades, pesos y género.

 

  1. Provee auto-confianza o independencia:
  • Es un deporte de contacto INDIVIDUAL. Lo que nos dice que eres tu contra el oponente y nadie más. Esto pone a la persona en la situación de depender de sí mismo durante la situación de combate. Esto ayuda a que la persona logre ser alguien independiente y poder tener la habilidad de resolver dilemas en la vida por él mismo.

 

  1. Disciplina:
  • Ya que es un deporte de combate, demanda mucha disciplina. Los luchadores entrenan madrugada y también en las tardes para poder estar preparados. Si sumamos las horas de entrenamiento diario, serian de 5-6 horas. Esto enseña compromiso y trabajo duro. Una cualidad que ayudaría al luchador o practicante a la hora de sus estudios o responsabilidades laborables.

 

  1. Respeto:
  • La lucha se comienza saludando al árbitro y al oponente. Obviamente, luego del silbato se lucha sabiendo que tienes un contrincante de obstáculo para el galardón. Pero sin importar de donde venga el oponente o quien sea, el luchador sabe que no se puede subestimar a nadie, por ende, se muestra respeto uno al otro al luchar con todo lo que tienen para poder hacer una buena lucha y ganar. Incluso, muchas veces que cuando termina el combate, aun siendo rivales, se termina con un abrazo o el perdedor alzándole la mano a su contrincante. Esto nos enseña a respetar a nuestro prójimo cada día sin importar quien sea.

 

  1. Sentimiento de competencia:
  • En este deporte no te puedes quedar atrás en el entrenamiento. Es un deporte que demanda tanto que obliga al practicante a estar a la par con sus compañeros de equipo y buscar un mejor nivel en su lucha cada momento. Cada día en el club, ves a un luchador mejorando junto a los suyos, y se ayudan mutuamente, lo que hace que la persona busque sentirse competente y de ayuda a su equipo. Es una característica necesaria en esta sociedad que demanda mucho y hay que ser competente, ya sea en la escuela, universidad o trabajo.